Por lo menos 45 casas de lámina en dos comunidades de Ixtlahuaca y en Rancho Alegre, municipio de Jiquipilco, fueron afectadas por tres remolinos que se convirtieron en un tornado, que se llevó techos y cocinas.

En esta zona la mayoría de los vecinos son pobres y prevalece la crianza de guajolotes, gallinas y ganado. Una de las vecinas refirió que “estábamos en una jornada de limpieza de la avenida que acaban de inaugurar porque era terracería, de pronto el aire que se elevó los techos, las cocinas y las aves de crianza”.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.